Artículos

¿Todo cambia o nada nuevo bajo el sol?

Podemos anunciar de entrada la moraleja final de estas líneas para que nuestra opinión quede clara desde un principio: "ni todo cambia ni nada nuevo bajo el sol". 


Sí, como todas las repuestas equilibradas, la verdad está en algun lugar en el medio. En el sector formativo actual hay cosas que cambian inevitablemente y otras que siguen absolutamente vigentes y relevantes.


Tal como en el campo de la música, la pintura, la moda y muchos otros sectores lo clásico convive con lo moderno, lo innovador complementa a lo tradicional, lo conservador inspira a lo revolucionario.


En esta época crítica tan particular en la cual se cuestionan crudamente muchos de los paradigmas tradicionales ( como por ejemplo: toda clase necesita un maestro, un grupo de estudio ideal no debe exceder los veinte alumnos, los logros de la formación presencial son indiscutibles, los programas de estudio debe ser rígidos en contenidos y estables, las matemáticas son insustituíbles, etc.) debemos tener mucho cuidado de "no tirar el bebé junto con el agua".


Este fenómeno de "lo que fue, fue" se ve agravado por la introducción masiva de la tecnología, acompañada por la mayor dificultad que manifiestan los formadores más veteranos en utilizarlas.


Las nuevas generaciones, con excesiva facilidad, deducen que si existe tal resistencia a la tecnología por parte de sus antecesores también sus convicciones y  y sus metodologías deben ser sin duda anacrónicas y obsoletas.


Y aquí una advertencia, es cierto que muchas cosas cambian y que hoy, por ejemplo, podemos dictar una clase virtual exitosa a mil alumnos en forma simultánea, y que la tecnología nos permite crear mecanismos de autoaprendizaje en los cuales el papel del formador es secundario, pero por otro lado los fundamentos esenciales de la formación siguen absolutamente vigentes, como por ejemplo: no dictes una clase si no sabes de antemano cuál es el objetivo de la misma, crea un equilibrio permanente entre el alumno, el formador y el contenido, diversifica tus metodologías para crear interés, mide la efectividad de los resultados pedagógicos obtenidos, etc. etc. etc.


Es por todo esto que creemos que el equipo formativo ideal debe ser multi-generacional para asegurarnos de que los "mandamientos" puedan convivir en forma integrativa con las metodologías más avanzadas. Amén!

Contáctanos